23 sept. 2016

Stranger Things, genial homenaje a los años 80


Se acabó el verano y las vacaciones, y hay que volver al tajo. ¿Y qué hemos hecho este verano? Pues volver a recordar los 80 de la mano de Netflix, que ha sorprendido a todos con una espectacular serie: Stranger Things.

Ha sido la serie revelación del verano y ha cosechado un gran éxito alrededor del mundo, en parte por la brillante combinación de temática de misterio y espíritu ochentero. Tanto es así que la productora ya ha confirmado una segunda temporada.

Stranger Things fue rechazada por algunas de las grandes cadenas de televisión estadounidenses. En cambio, Netflix sí que apostó por la serie y acertó de pleno: es la tercera serie más vista en la plataforma de streaming online.

La serie se sitúa en 1980 en Montauk, Long Island, donde un muchacho joven se desvanece en el aire. Los amigos y la familia acuden a la policía local en busca de respuestas y se dibuja un misterio extraordinario que involucra a experimentos gubernamentales de alto secreto, a aterradoras fuerzas sobrenaturales y a una niña muy extraña.

Independientemente de la calidad del guion, las interpretaciones de sus actores o la cuidada producción, el éxito de la serie va también ligado indudablemente a la banda sonora creada por Kyle Dixon y Michael Stein, ambos integrantes de la banda Survive. La banda sonora hace retroceder inmediatamente a la década de los 80, no sólo por el aire retro de la música de sintetizador que recuerda bandas sonoras de películas como Tron o Blade Runner, sino por los temas clásicos que incorpora. Netflix ha anunciado que editará la banda sonora en dos volúmenes.

Este es Dustin, el puto amo

5 ago. 2016

Series de TV: Los Aurones (1987-1988)

Los Aurones fue una serie española destinada al público infantil que se emitió entre 1987 y 1988 en TVE.

La acción sucede en un lugar ficticio de clima mediterráneo. La tecnología empleada (herramientas manuales, lanzas, espadas, agricultura por tracción animal) equivaldría a la época medieval. Los habitantes del pueblo de Aurón son los personajes principales, unos seres pacíficos dedicados principalmente a la agricultura. No valoran el oro como material precioso, sino como materia prima para la confección de herramientas para el campo y la cocina. Sin embargo, el rey Grog ansía el abundante oro del que disponen los Aurones para poder financiar campañas militares y de conquista, por lo que intentará en numerosas ocasiones hacerse con él en vano. Cada vez que termina una batalla contra los súbditos del rey Grog, el pueblo Aurón celebra una fiesta.

Personajes

Tejo: Es un Aurón capaz de lanzar rayos que convierten a sus enemigos en frutas. Adquiere este poder en el segundo capítulo gracias a la ingestión de las perlas mágicas. Usará este poder con asiduidad para conseguir detener al rey Grog y sus secuaces. Destaca por su inteligencia y su capacidad para engañar a Grog.

Yuca: Hermano de Tejo. Aunque no posee ningún poder especial, destaca por su bravura y su gran espíritu aventurero.

Iris: Última descendiente de un pueblo perdido, fue congelada por un malvado guardián que la custodia. Gracias a una daga, Yuca refleja la luz del sol sobre el bloque de hielo y la libera. Tiene el poder de volar, hecho que será aprovechado tanto para llevar a otros miembros del grupo, como para alzarse y tener una visión general a campo abierto.

Poti Poti: Es un ser extraño, parecido a un dragón de tamaño humano, que nació de un huevo en el primer capítulo. Siempre está hambriento y repite "ñam ñam Poti Poti". Su plato favorito son las flores del bosque. Para luchar suele dar cabezazos a sus oponentes.

Rey Grog: El principal villano de la serie. Vive en una fortaleza, con una guarnición de soldados. Su ambición es aumentar su poder por lo que, al descubrir la riqueza de los Aurones, decide intentar conquistar al pueblo y quedarse con su oro.

Estroles: Principal secuaz del rey Grog, con el que discute los planes para apoderarse del oro Aurón. Es precavido e instigador, aunque los Aurones suelen conseguir engañarlo. Es más hábil que Gallofa, pero como siempre trabaja junto a éste, acaba siendo desestabilizado y jamás consigue cumplir sus objetivos.

Gallofa: Es uno de los soldados del rey Grog. Es tremendamente torpe, y por su culpa se desmantelarán muchos de los planes de éste. Ausente de malicia, suele desviarse de sus planes para pasárselo bien. Es el principal ayudante de Estroles en las misiones de exploración o espionaje.

Rom: científico inventor al que recurre a veces el Rey Grog en busca de algún invento que le ayude a robarle el oro a los Aurones. Vive en una cabaña en el bosque, con todos sus inventos. Ha perdido numerosas partes de su cuerpo (un ojo, una mano, un pie) por lo que lleva una gran cantidad de prótesis, las cuales suelen desprenderse al recibir un golpe. Presenta síntomas de locura, y se entiende bien con Gallofa, no así con Estroles al cual saca de quicio.

Gran Druixot: Jefe del poblado Aurón, es la máxima autoridad de la aldea y toma las decisiones más relevantes en cuanto a su dirección y actividades. Asimismo, también actúa como juez en los altercados.

Maestro Jonc: Persona más sabia del pueblo Aurón, es el encargado de la educación de los niños, a los que enseña principalmente a sobrevivir en la naturaleza, a saber comprenderla y a escucharla. También ejerce de consejero de Gran Druixot principalmente en las épocas de crisis por ataques del Rey Grog.

Chiprel: Brujo alquimista al que recurre a veces el Rey Grog. Es experto en venenos y pócimas, que usará contra el pueblo Aurón. Al contrario que Rom, éste se entiende mejor con Estroles que con Gallofa.

Pedro: Es un aurón agricultor muy amigo de Yuca y de Tejo. Trabaja y cultiva su propio huerto.



Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Los_Aurones

21 jul. 2016

La historia interminable vuelve a los cines


La historia interminable (1984), icono del cine fantástico, llegará este viernes 22 de julio con imagen y sonido mejorados a más de cincuenta salas de toda España.

El argumento gira en torno a Bastian, un niño de 10 años que a menudo sufre el acoso de sus compañeros de clase. Escondido en el desván de su colegio, el pequeño devora durante horas un enigmático libro llamado La historia interminable, en el que se relata la inminente destrucción del Reino de Fantasía. La Nada amenaza con devorar ese mundo y a las criaturas que lo habitan y solo un héroe puede impedirlo. Todo empieza a adquirir un cariz más sorprendente cuando el libro parece implicar al propio lector, a Bastian, com uno más de los personajes de la historia que está leyendo.

El mundo de Fantasía en el que Bastian se sumerge a través de la lectura está poblado por infinidad de sorprendentes criaturas. El héroe de ese mundo es Atreyu, un joven cazador que, acompañado por su caballo Ártax (protagonista de una de las escenas más emotivas del filme), ejerce como heraldo de la Emperatriz Infantil. Ella es la monarca de ese reino, reside en La Torre de Marfil y, a pesar de su aspecto de niña de rostro níveo, tiene más edad que ningún otro ser. Si ella muriese, Fantasía dejaría de existir. Sin embargo, la figura más representativa de La historia interminable es la de Fújur, un enorme dragón blanco de la suerte con un cuerpo alargado y flexible que es capaz de volar sin alas. Su adorable rostro, algo perruno, se ha convertido en un símbolo del cine ochentero. Otros personajes memorables son la pareja de gnomos Enguivuck y Urgl, el Comepiedras, la anciana y sabia tortuga Morla, el caracol de carreras y Gmork, el enorme y terrorífico lobo que sirve a la Nada.

A día de hoy, La historia interminable sigue siendo considerada uno de los mejores ejemplos en la realización de efectos especiales artesanos. Todas las criaturas de la película fueron creadas a mano por el artista británico Colin Arthur. "El primer personaje que creamos fue el Caracol Veloz. Salió de mi imaginación. Una vez que se acepta ese diseño, los demás tienen que adaptarse y seguir esa línea", contó a 20minutos Arthur, que a sus más de 80 años permanece en activo y aplicando técnicas artesanales casi extinguidas por la avalancha digital. Después del Caracol llegó el dragón Fújur, una aparatosa estructura de 14 metros de largo, fabricado con látex, escamas, plumas y lana de angora, y relleno de un montón de cables con tensores que movían 20 marionetistas coordinados por un director de orquesta.


18 jul. 2016

Se cumplen 40 años del mítico "10" de Nadia Comaneci

No hay un ejercicio más famoso en la historia de la gimnasia que el obligatorio en las paralelas de Nadia Comaneci en Montreal 76. El primer 10,00 olímpico. La perfección. Miles de aficionados a la gimnasia (y al deporte en general) son capaces de reconocer a la niña seria de flequillo perfecto y coleta alta adornada con lazos de algodón. De contar que los marcadores de Omega mostraron un luminoso 1,00 porque no estaban preparados para la ocasión. De citar a la rumana, que entonces tenía 14 añitos, como la gran estrella de aquellos Juegos, a la altura de Mark Spitz cuatro años antes, de Bolt en Pekín 2008, de Phelps en Londres 2012.

Ese 10,00 —the perfect 10 que dicen los americanos— es ya historia de la gimnasia y del deporte. Hoy, 18 de julio de 2016, cumple 40 años.

 

La propia Comaneci, hoy asentada en Estados Unidos y a punto de volver a Montreal para recibir el correspondiente homenaje, lo recuerda así en una entrevista a la agencia Reuters: “Cuando hice el obligatorio en paralelas pensé que había hecho un muy buen ejercicio pero no perfecto. Ni siquiera miré el marcador porque ya estaba pensando en la barra de equilibrio. Entonces oí un gran estruendo en el estadio, me giré hacia el marcador y lo primero que vi fue el 73, que era mi dorsal, y luego el 1,00 debajo. Miré a mis compañeras de equipo y me hicieron un gesto con los hombros de no entender. Todo fue muy rápido. El hecho de que el marcador no pudiera mostrar el 10 añadió más drama a la situación, la hizo más grande”

 En la actualidad, Comaneci es una mujer de 54 años.


Hoy la gimnasia no se parece en nada a aquella de Comaneci. Los aparatos han mejorado, priman las acróbatas imposibles, Rumania no se ha clasificado para los Juegos de Río y hasta el 10,00 ha desaparecido. Pero siempre le quedará ese momento mágico, vibrante, de Montreal 76. 

Fuente: 
http://deportes.elpais.com/deportes/2016/07/18/actualidad/1468841370_583960.html