21 mar. 2011

Tecnología: El teléfono


En los 80 no había teléfonos inalámbricos, y mucho menos móviles. En todas las casas había este armatoste con su rueda para marcar.

Para llamar a las ciudades bastaba con marcar el número precedido del prefijo si llamabas a otra provincia, pero para llamar al pueblo primero había que marcar el número de una centralita donde te respondía una telefonista. Tenías que decirle el pueblo al que llamabas, la provincia, y por último el número de la tía Bernarda, por ejemplo, que normalmente era de dos cifras, o tres, dependiendo de lo grande que fuera el pueblo.

La telefonista entonces llamaba a la telefonista del pueblo y ésta ya se encargaba de ponerte en contacto con tus parientes. Un cuarto de hora mínimo para poner una conferencia, porque a las llamadas a otra provincia se les llamaba "conferencia". Y te decían aquello de: "cuelga pronto que es conferencia", ya que estas llamadas eran más caras.

7 comentarios :

  1. jejeje me encanto lo de "cuelga pronto que ya es conferencia",
    saludosss

    ResponderEliminar
  2. Y ahora no sabemos salir sin el móvil

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Lo que se ha avanzado en tan poco tiempo... yo lo de la conferencia no lo recuerdo, pero esos telefonos antiguos, si habia alguno en mi casa hace muchos años. Y ahora, tenemos inalambrico y no vamos sin el movil a ninguna parte.

    ResponderEliminar
  4. Anda que no me acuerdo de lo de la conferencia, y de la centralita del pueblo. Yo tengo un teléfono como ese (el que teníamos en casa) de objeto de decoración en el salón.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué encanto tenían! ¿Verdad? Creo que absolutamente todos los que hoy posteamos por los cibermundos bloggeros habremos, al menos, visto un teléfono de aquella época :)

    Un abrazo,

    Manu UC.

    ResponderEliminar
  6. A mi me gustaba mucho llamar a mi abuela, porque su número tenía muchos nueves, y me encantaba ver la rueda girar completamente de vuelta a su posición original...

    ¿no os pasaba?

    ResponderEliminar
  7. en el pueblo teniamos uno de esos, pero sin numero, tu descolgabas y directamente hablabas con la centralita que le decias el numero que querias.

    ResponderEliminar