11 jun. 2012

Los 80 y tú: Carlos

Nos ha llegado una nueva colaboración para la sección Los 80 y tú. Carlos nos envía sus recuerdos de la infancia y nos cuenta lo siguiente:

"Hola, soy Carlos. Antes que nada felicitaros por vuestra web, que es magnífica. Lo que más me gusta: el nombre, si señor, yo también soy ochentero. Un ochentero del 75. Los ochenta es mi década favorita porque coincide con mi niñez, sin duda la mayor época de libertad de uno, aunque hubiera que ir a la escuela y hacer caso a todo el mundo mayor que tú (no como ahora). Y es que no teniámos ninguna responsabilidad. Y todo era nuevo y todo estaba por explorar. Bueno, que me enrollo.

Lo que recuerdo de los ochenta con más nostalgia son los juegos con los amigos en la calle y en el patio del cole, el querer impresionar las niñas corriendo más que nadie en juegos como el marro o la cadeneta (así los llamábamos en mi pueblo) y los click de Famobil que eran mi sueño. Yo siempre quise el barco pirata pero me tuve que conformar con la Patrullera 9.

El barco pirata que no pudo ser

Sin embargo las maquinitas que salieron en la segunda mitad de la decada nunca me gustaron aunque quizá era debida que a los que no les gustaban era a mis padres realmente. La tele de la que era un gran aficionado y me tragaba todos los programas infantiles (La cometa blanca, Planeta Imaginario, Barrio Sesamo, 3,2,1 contacto, que era divulgativo, me parece, Los mundos de Yupi... pero también programas para mayores (hasta el Más Vale Prevenir me gustaba, con aquel señor de dibujos animados que salía en las explicaciones). Y también me pasaba horas con los tebeos, sobre todo de Mortadelo y Filemón de los que tuve un Superhumor con sus mejores historietas, pero también le daba a los libros, como especiales de la época recuerdo unos "interactivos" de aventura en los que había que elegir entre varias opciones cuando llegaba el caso y así llevar al protagonista al éxito ó acabar fatal. Y los libros me hacen recordar la Escuela. Un montón de chavales y chavalas en cada clase con el pelo de los tíos tapando las orejas, como era la moda, eso al principio de la década, y al final uno se atrevió hasta ponerse un pendiente en un acto de insólita rebeldía. Y en aquéllos años de inventos mágicos gozábamos llevando los nuevos artilugios que salían: el trijerín , "tri" que eran unas tijeras escolares que en la empuñadura llevaba también un sacapuntas y me parece que una goma y también un artilugio con una ruleta con letras y números con la que elegías los caracteres que querías imprimir en unas cintas negras de plástico. Le dabas a la palanca y chas, quedaba impreso el caracter...


Hala, vale, que me pasaría horas recordando aquéllo. Lo dicho, felicidades por la página y gracias por almacenar tantos recuerdos estupendos".

Gracias a ti, Carlos, por tu colaboración. Os recordamos a todos que podéis enviar vuestros recuerdos ochenteros a somosochenteros@gmail.com

4 comentarios :

  1. Yo tuve unas tijeras trijerín jejeje y también veía todos los programas que comenta Ramón y es cierto que veía hasta mas vale prevenir (creo recordar que lo daban los viernes). Me encanta recordar cosas de esa época. Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, me parece que todos compartimos la misma infancia! igual los chavales de ahora tienen más opciones (o al menos más canales de TV).

    ResponderEliminar
  3. "un artilugio con una ruleta con letras y números con la que elegías los caracteres que querías imprimir en unas cintas negras de plástico. Le dabas a la palanca y chas, quedaba impreso el carácter."

    Esto tiene toda la pinta de ser un DYMO ochentero, los de ahora son electricos...

    ResponderEliminar
  4. Pues yo me acuerdo mucho de jugar a la rayuela, aunque nosotros le llamábamos truco, y a la goma de saltar. Me gustaba mucho el libro gordo de Petete, Heidi, Marco no, me hacía llorar mucho, la casa de la pradera, los western de los sabados sobremesa, aplauso, la hormiga atómica, el oso yogui, los juegos reunidos, la clase de ajedrez de los viernes a última hora en el cole, es curioso pero mis hijos no hacen esto en el cole, y me parece superinteresante.

    ResponderEliminar