27 ene. 2011

Juguetes: Operación

Creo que casi todos hemos jugado alguna vez a este juego. Consistía, como su propio nombre indica, en operar al paciente.

Había que poner los huesecillos en su agujerito correspondiente y después extraerlos con unas pinzas. Unas tarjetas indicaban a cada jugador el hueso que tenía que sacar (algunos eran más fáciles que otros) y si lo conseguía recibía un dinerito, en billetes de juguete, claro. Cuando intentabas extraer el hueso si las pinzas rozaban el borde del agujero el cacharro pitaba y al paciente se le encendía la nariz. Al final ganaba el que más huesos conseguía extraer y por lo tanto, el que más billetes reunía. No era un juego demasiado apto para niños con poca paciencia.

2 comentarios :