11 abr. 2011

Moda: Los pollitos de colores

Hubo un tiempo en los 80 que se puso de moda tener de mascota a un pollito, pero no un pollito cualquiera, tenía que ser de un color diferente al amarillo tradicional.

Rojo, rosa, verde, azul ... los podías encontrar en cualquier tono y cuanto mas llamativo mejor.

¿Que majos y graciosos eran, eh? Esta es la parte bonita de la historia. ¿Alguien se ha preguntado como sale un pollito naranja? ¿El padre es rojo y la madre amarilla? Pues va a ser que no.

Básicamente el proceso consiste en calentar anilina (un producto altamente tóxico) a 40 grados con un colorante vegetal. El segundo paso es humedecer en agua tibia al pollito para que no la casque al instante y pegarle un baño con la anilina hasta que adquiera el tono deseado. Posteriormente se introduce el pollito en una incubadora para facilitar el proceso de secado.

Evidentemente estos pollitos tenían una esperanza de vida muy corta, entre el baño y el estrés de verse de otro color, era normal que el bicho estuviese traumatizado de por vida y acabase palmando en poco tiempo.

9 comentarios :

  1. Pues que pena, me parece torturar de mala manera al pobre animalito, por mono que sea el resultado.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no tuve ningún pollito de estos. De todas formas es un poco salvajada hacerles eso.

    ResponderEliminar
  3. Ostras, pues yo eso no lo recuerdo.

    ResponderEliminar
  4. yo tuve varios de colores los vendian en el mercado de al lado de mi casa,cuando no se los comia mi gata, se morian y si no me desaparecian misteriosamente pues mi hermana tiene fobia a las aves, y tambien tuve patitossssssssss de colores. en fin pobres animales... un beso

    ResponderEliminar
  5. Embrujo, como te pillen los de Greenpeace ya puedes correr jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Pues aquí los vendía en el mercadillo de turno, a una amiga le compraron uno blanco sus padres pensando que duraría poco, pero el pollito empezó a crecer y resulta que era un pato!! Lo acabaron regalando, que recuerdos!

    Kool Kat

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí me vendieron uno medio muerto, logré sacarlo adelante, cogió su tono natural creció y ganó el primer premio al gallo más grande en una feria de pueblo, no es broma.

    ResponderEliminar
  8. eran todos gallos, yo tuve alguno se morian enseguida

    ResponderEliminar
  9. Llegué a tener de esos pollitos de colores,recuerdo que los pocos que sobrevivían mis padres los regalaban, y es que al crecer les salían las plumas de color normal y el pobre pollo parecía mutante con tantos colores juntos!!!

    ResponderEliminar