13 jul. 2011

Ocurió en los 80: Mathias Rust aterriza en la Plaza Roja de Moscú (1987)

Mathias Rust es un piloto alemán que, en 1987, a los 19 años, voló desde Uetersen a Islandia y posteriormente atravesó Noruega y Finlandia hasta Moscú, evitando a las defensas aéreas soviéticas para finalmente aterrizar en Vasilevski Spusk, junto a la Plaza Roja; cerca del Kremlin, el corazón de la capital de la URSS.

Tras partir de Uetersen el 13 de mayo, Rust repostó su avioneta Cessna 172B (D-ECJB) alquilada la mañana del 28 de mayo de 1987 en el aeropuerto de Helsinki-Malmi. Informó al control de tráfico aéreo que su destino era Estocolmo, pero modificó su rumbo hacia el este para desaparecer del espacio aéreo finés a la altura de Sipoo con dirección a las costas del Báltico, virando finalmente hacia Moscú. Penetró en la Unión Soviética en un día festivo de los guardias fronterizos, volando directamente hacia Moscú, donde aterriza en la Plaza Roja, siendo posteriormente arrestado por oficiales del KGB.

Nunca lo reveló, pero para los entendidos, desde la costa Báltica sólo había que volar sobre el tramo de la vía férrea para llegar a Moscú, a una altura muy escasa, fuera del alcance de los radares de la defensa antiaérea.

Unos días después del aterrizaje, Mijaíl Gorbachov aprovecha este inesperado suceso para sustituir al ministro de defensa Sergei Sokolov y al comandante de defensa antiaérea Alexander Koldunov, por hombres afines a su política. Más de 2000 oficiales (la mayoría también opuestos a los movimientos reformistas de Gorbachev) perdieron sus puestos.

El juicio a Rust comenzó en Moscú el 2 de septiembre de 1987. Es condenado a cuatro años de trabajos forzados por delitos leves de gamberrismo, violación de las leyes de aviación civil y de las fronteras soviéticas. Tras permanecer en prisión 432 días en la cárcel moscovita de Lefortovo, es puesto en libertad condicional. Vuelve a Alemania occidental el 3 de agosto de 1988 después de que el secretario de estado Andréi Gromyko, actuando como presidente del Soviet Supremo de la URSS, firmase el documento que permitió a Rust recuperar su libertad.

Fuente:
http://es.wikipedia.org/wiki/Mathias_Rust

3 comentarios :

  1. Ya es raro que no lo mandaran a algún gulag de Siberia.

    ResponderEliminar
  2. Ha tenido suerte este chico de salir con vida de esta historia...

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay gente para todo, y para cosas como ésta, más de las que parece (y cuando uno menos se lo espera...)

    ResponderEliminar